Guía completa para saber qué hacer en San Pedro de Atacama

Imágen destacada

Entre valles, cordilleras, salares, lagunas escondidas y paisajes sacados de otro planeta, podemos llegar a entender por qué cientos de miles de personas deciden visitar esta localidad del desierto de Atacama cada año. 

Quienes hayan tenido la oportunidad de visitar San Pedro de Atacama a principios de los ‘90 y lo hayan hecho nuevamente en el último tiempo, se darían cuenta de cómo este rinconcito enclavado en el desierto se ha convertido, poco a poco, en uno de los lugares más turísticos de Chile.

A pesar de todo, ha logrado mantener su magia. Las casitas de adobe del centro de San Pedro se mantienen en pie y, respetuosamente, el turismo se ha instalado en ellas ofreciendo una enorme variedad de atractivos comerciales y gastronómicos, sin impactar en el sello íntimo, acogedor y rústico que siempre ha caracterizado a la localidad.

Pese al avance del turismo, San Pedro de Atacama sigue manteniendo su esencia pueblerina

El pueblo mantiene su encanto, pero hoy con mucho más por conocer. Así que, para hacerte la tarea más fácil, en ComeTo creamos una completa guía turística de San Pedro de Atacama y sus alrededores.

¿Dónde queda San Pedro de Atacama?

San Pedro de Atacama es un pequeño pueblo ubicado a 100 kilómetros de Calama, hacia el interior del desierto. Está situado a 2.400 metros sobre el nivel del mar y muchos de sus atractivos cercanos se hallan incluso a mayor altura, por lo que se recomienda tomar precauciones para evitar la “puna” o mal de altura.

San Pedro de Atacama se ubica al interior del desierto, a solo una hora y media de Calama

Para llegar a San Pedro de Atacama lo mejor es tomar un vuelo a Calama y, desde ahí, un bus hasta el pueblo. Estos salen desde el mismo aeropuerto y también desde el terminal de buses, por un tramo que dura alrededor de una hora y media.

Mejor época para ir a San Pedro de Atacama

Si bien todo el año es un buen momento, los meses de octubre a marzo componen la mejor época para visitar San Pedro de Atacama en términos climáticos, con máximas de entre 25°C y 30°C. Eso sí, hay que considerar que en enero y febrero el pueblo puede verse afectado por las lluvias del denominado invierno altiplánico, que muchas veces obliga a cerrar algunos de los atractivos turísticos de los alrededores.

En invierno, en cambio, durante el día los termómetros pueden alcanzar los 22°C, pero con una gran oscilación térmica, bajando fácilmente a los 4°C durante la noche. Sin embargo, con una buena chaqueta basta y sobra para capear las bajas temperaturas nocturnas.

El clima en San Pedro de Atacama es cálido durante el día, con grandes bajas de temperatura por la noche

Gastronomía típica de San Pedro de Atacama

Con el paso de los años, el pueblo se ha llenado de restaurantes para todos los gustos, con opciones tipo “picadas” y otras más gourmet. Sin embargo, la base de su gastronomía sigue siendo la herencia atacameña, que muchos chefs han utilizado como inspiración para crear platos tradicionales con toques modernos.

En los platos típicos de San Pedro de Atacama no pueden faltar ingredientes como el maíz, el trigo, la quínoa y la carne de llama. Ésta última es un clásico del pueblo de Machuca, una parada obligada después de visitar los geysers del Tatio para probar los anticuchos de carne de llama y sus famosas empanadas de queso de cabra.

Los anticuchos de carne de llamo son un imperdible para probar en Machuca. Foto de Carlos Varela disponible en http://flickr.com/c32

Las hierbas también ocupan un rol protagónico en la gastronomía atacameña. Más allá de su uso para el mal de altura, la coca es utilizada en infusiones, postres y helados. Así también lo son la muña y el rica rica, con el que se prepara uno de los pisco sour más icónicos de San Pedro de Atacama.

¿Qué hacer en San Pedro de Atacama y sus alrededores?

Quienes piensan que el desierto de Atacama no es más que kilómetros y kilómetros de tierra y cordillera no saben que, en realidad, esconde algunos de los paisajes más impresionantes del Norte Grande de Chile. Incluso, cada vez se van descubriendo nuevos atractivos turísticos y quién sabe cuántos aún queda por encontrar.

A continuación, en ComeTo te contaremos de todos los lugares que hay que visitar en San Pedro de Atacama y sus alrededores.

Geysers del Tatio

Cada día, a partir de las 6 de la mañana, estas fuentes comienzan a emitir enormes columnas de agua hirviendo y vapor de aire, generando uno de los espectáculos naturales más hermosos de la región. Los geysers del Tatio son el campo geotérmico más grande de Latinoamérica –y el tercero más importante del mundo– y están ubicados a más de 4.200 metros sobre el nivel del mar, por lo que conviene tomar ciertas precauciones los dos días previos a su visita para evitar el mal de altura (no beber alcohol, estar bien hidratados, comer liviano y consumir infusión de coca).

A partir de las 6 AM se pueden ver las inmensas fumarolas de los geysers del Tatio

Valle de La Luna y valle de La Muerte

Ambos valles están muy cerca de San Pedro de Atacama, por lo que son una buena opción para conocer en bicicleta. Te recomendamos comenzar con el valle de La Muerte, ubicado en plena cordillera de La Sal, con un paisaje que parece sacado de Marte. Es un clásico para los amantes del sandboard, que disfrutan deslizándose por sus enormes dunas de arena.

El atardecer es el mejor momento para llegar al valle de La Luna, que debe su nombre a sus paisajes lunares, con cráteres, montañas rocosas y acantilados. La Piedra del Coyote es un clásico para instalarse a ver la puesta de sol, con vistas hacia la cordillera de La Sal.

El valle de La Luna es uno de los mejores lugares del desierto para ver el atardecer

Salar de Atacama

Con 3.000 kilómetros cuadrados, el Salar de Atacama es el más grande de Chile y el tercero a nivel mundial. Está a sólo 2.300 metros sobre el nivel del mar, un poco más bajo que el pueblo de San Pedro, y es el escenario ideal para sacar hermosas fotografías.

En el salar se encuentra la laguna Chaxa, un escenario imperdible para detenerse a contemplar las colonias de flamencos que allí viven, destacando la parina grande, la parina chica y el famoso flamenco chileno.

En el Salar de Atacama se encuentra laguna Chaxa, hogar de parinas y flamencos

Sin embargo, la más popular del Salar de Atacama es la laguna Céjar, una fuente de agua con altas concentraciones de sales minerales que permiten flotar sin hacer el más mínimo esfuerzo. Para sacarse la sal del cuerpo y del traje de baño, conviene visitar después los Ojos del Salar, dos inmensos pozones de agua dulce ubicados misteriosamente en medio del desierto, uno de los cuales es apto para el baño.

Lagunas altiplánicas

Para llegar a ellas hay que ascender hasta los 4.130 metros sobre el nivel del mar, un esfuerzo que vale mucho la pena si de conocer las lagunas Miscanti y Miñiques se trata. Allí, el paisaje es para dejar sin aliento: hermosas fuentes de aguas azules contrastan con las montañas y el profundo cielo azul. Si pudieras verla desde un dron, te darías cuenta de que Miscanti tiene la forma de un corazón.

Las lagunas Miscanti y Miñiques se hallan sobre los 4.000 metros sobre el nivel del mar

Laguna Tebinquinche

Con sus tonos rosados, naranjos y celestes que reflejan en sus aguas, el atardecer es el momento ideal para visitar la laguna Tebinquinche, ubicada a escasos kilómetros de San Pedro de Atacama. Ésta se originó producto de los deshielos y las lluvias esporádicas del desierto, y se ha convertido en uno de los escenarios más lindos a la hora de ver la puesta de sol, con los flamencos volando sobre el desierto.

El mejor momento del día para visitar la laguna Tebinquinche es al atardecer. Foto de Leandro Neumann Ciuffo disponible en http://flickr.com/leandrociuffo

Lagunas de Baltinache

Son uno de los descubrimientos más recientes del turismo en los alrededores de San Pedro de Atacama y su belleza ha ido entregándoles en el último tiempo la fama que se merecen. Son siete lagunas de color turquesa ubicadas a los pies de la cordillera de La Sal, que contrastan con el blanco de la superficie creando un panorama indescriptible.

Al igual que en laguna Céjar, la alta concentración de sales que contienen las lagunas de Baltinache permite flotar sin esfuerzo en el primer y último pozón, ambos aptos para el baño.

Las lagunas escondidas de Baltinache contrastan con sus tonos turquesa en medio de la sal

Vallecito

Se halla junto a la cordillera de La Sal y es uno de los lugares menos visitados de los alrededores de San Pedro, pero que vale la pena conocer por sus paisajes. Dunas de arena, cerros de yeso, sal y arcilla con intensos y contrastantes colores, superficies lunares y las más lindas puestas de sol son parte del panorama de Vallecito. Allí, además, se encuentra el famoso bus abandonado o bus mágico.

Valle del Arcoíris

Hacia el norte de San Pedro de Atacama, a 3.500 metros sobre el nivel del mar, el valle del Arcoíris sorprende con sus cerros y formaciones rocosas teñidas de diferentes colores, entre rojos, verdes y amarillos. El contraste con el cielo azul hace que conforme un panorama visual de indescriptible belleza que, a pesar de su altura, vale la pena conocer.

Tierras rojas, verdes y amarillas le dan su nombre al valle del Arcoíris

Ruta de los salares

Muy cerca de la frontera entre Chile, Perú y Bolivia se encuentra la ruta de los salares andinos, donde los grandes protagonistas son el salar de Tara, Aguas Calientes y Quisquiro. La zona asciende por sobre los 4.000 metros son el nivel del mar y guarda impresionantes paisajes conformados por volcanes, ríos y lagunas, además de formaciones geológicas inexplicables. Es el caso de los Monjes de la Pacana –o Guardianes de la Pakana– enormes rocas que se elevan en medio del desierto.

Para llegar a la ruta de los salares hay que pasar también por encantadores pueblos como Socaire, con su particular sistema de cultivo en forma de terrazas, y Toconao, donde destaca su hermosa iglesia. Además, es posible admirar el paisaje desde los diversos miradores de la zona, para llenarse de los intensos colores del desierto.

La ruta de los salares andinos comprende montañas, lagunas, miradores y pueblos encantadores

Termas de Puritama

Enmarcadas en medio de un cañón, las Termas de Puritama adquieren vida gracias a las aguas del río Puritama, ubicado a 3.500 metros sobre el nivel del mar. Los ocho pozones se encuentran a temperaturas entre 28°C y 31°C, y tienen una alta concentración de calcio, magnesio, sodio y boro, entre otros minerales.

Encajonadas en un cañón están las ocho piscinas de las Termas de Puritama

Aldea de Tulor

A pesar de que data de hace más de 2.300 años, la Aldea de Tulor fue descubierta recién en 1958 por el padre Gustavo Le Paige. Desde entonces se han realizado diversas excavaciones para dar con este sitio arqueológico inmerso en plena cordillera de La Sal, pudiendo hoy observar las murallas originales de esta antigua aldea. 

La Aldea de Tulor tiene más de 2.300 años de antigüedad. Foto de Robin Fernandez disponible en 

http://flickr.com/rewbs/

Pucará de Quitor

A sólo 3 kilómetros de San Pedro de Atacama se ubican los restos de esta antigua edificación Inca que data del siglo XII. Según se ha descubierto, esta civilización utilizó el Pucará de Quitor para vivir y defenderse hasta la llegada de los españoles, por lo que hoy sólo quedan algunos vestigios en medio del desierto que, a pesar de todo, conforman un importante Monumento Nacional.

El Pucará de Quitor fue un enclave Inca hasta el siglo XVI. Foto de TravelHound.cl disponible en http://flickr.com/[email protected]

¿Te gustó San Pedro de Atacama? En ComeTo tenemos los mejores programas para que conozcas esta joya del desierto. ¡Revísalos y reserva tu cupo aquí!

Imperdibles de conocer


Categorías: - Trekking - Naturaleza

Artículos relacionados